martes, 16 de octubre de 2018

Historia Antígüa de España


El objetivo de este capítulo es explicar, necesariamente en forma sintética, cómo se ha tratado la historia antigua y qué relevancia ha tenido en la historiografía española. En primer lugar, no debemos olvidar que la forma en que reflexionamos sobre los orígenes de las maneras de interpretar el pasado está estrechamente relacionada con el desarrollo histórico de cada país y con fenómenos que son contemporáneos de quienes practican esta actividad que llamamos Historia. Lo que significa que considero que cada historiografía es, en sí misma, un producto de la historia. A estos aspectos de carácter general, debemos sumar las situaciones concretas que las disciplinas históricas han tenido en cada país de la organización universitaria. En España, en 1900, se organizaron en las universidades las Facultades de Letras y Filosofía con la creación de las Secciones de historia. Además, hasta 1965, cuando se otorgaron las primeras cátedras universitarias de Historia Antigua Española y Universal, la Historia Antigua como tal no se institucionalizó como una disciplina autónoma. La historia antigua, por lo tanto, es la más joven de las disciplinas históricas. Hasta ese momento, quienes lo cultivaron y dedicaron su investigación a la antigüedad fueron filólogos, arqueólogos e historiadores clásicos del derecho romano. La situación fue realmente deprimente si observamos que en los países europeos más avanzados, la investigación y la enseñanza de la Historia Antigua ya tenían una historia que se remonta a más de dos siglos y formaban parte de una tradición profundamente arraigada en el pensamiento y el trasfondo cultural de esos países.

No hay comentarios:

Publicar un comentario